HABLAR DE FINANZAS

4 REGLAS QUE DEBES SEGUIR AL HABLAR DE FINANZAS CON FAMILIARES Y AMIGOS

Existen 4 reglas que debes seguir al hablar de finanzas con familiares y amigos si quieres que la economía personal no sea la parte superior de la lista de discusiones incómodas. Nos han enseñado que hablar de dinero es de mal gusto, de mala educación e incluso puede resultar en vergüenza en algunas familias.

Las familias les enseñan a sus hijos a no hablar nunca de finanzas con extraños o, a veces, incluso dentro de los límites familiares.

Todos tenemos ideas y valores diferentes cuando se trata de dinero. Si optamos por mantener la boca cerrada sobre las finanzas, continuaremos perpetuando los estereotipos y los problemas que conllevan.

Al hablar sobre tus objetivos financieros, elimina el estigma y la vergüenza que rodean al dinero.

Aunque hay ciertas situaciones sociales en las que no es apropiado hablar de dinero, también hay muchas ocasiones en las que podemos optar por ser más abiertos sobre nuestra situación financiera, como con la familia y amigos cercanos.

Puedes crear un gran sistema de apoyo con tu familia y amigos para animarlos y ayudarlos a alcanzar sus metas financieras. Ellos ya te aman sin importar lo que haya en tu cuenta bancaria.

Pero, ¿cómo se elimina el estigma que rodea al dinero? ¿Tú qué piensas?

4 reglas que debes seguir al hablar de finanzas con familiares y amigos

Aquí hay cuatro pautas que te sugiero seguir cuando hables de economía doméstica con tu familia y amigos:

1. Ofrece tu conocimiento o comentarios sobre la situación financiera de otra persona SOLO si se te pregunta.

HABLAR DE FINANZAS CON FAMILIARES Y AMIGOS

La primera regla al hablar de finanzas con familiares y amigos es no meterse en la economía de otras personas. Si bien es cierto que es mucho más fácil ver la situación de otra persona con más claridad ya que no estás en el centro de ella, sin embargo, solo porque esté trabajando para mejorar en tu situación financiera, no te da derecho a comentar sobre la situación financiera de otra persona.

Incluso si conoces todos los detalles de sus finanzas, no es tu lugar juzgar o condenar su situación financiera sin que te lo pidan.

Entiendo que estás entusiasmada con el pago de las deudas y el armado de los presupuestos. Sin embargo, no todos los demás lo están. Y no todo el mundo quiere ayuda o cambiar su situación.

Estar libre de deudas, o no, es una elección. Tú tomas tus decisiones y la familia y los amigos toman las suyas.

A menudo escucho historias sobre cómo un miembro de la familia o un amigo está arruinando su situación y cómo deberían estar haciendo esto o aquello. Si bien entiendo la necesidad de “arreglar” a los demás, usa esa energía para arreglar tu situación. Puede que no estés de acuerdo con las opciones de otra persona, pero a menos que te pidan ayuda, no es tu lugar para comentar o incluso hacer sugerencias.

En general, el viaje en el que te encuentras actualmente es tuyo y solo tuyo. Es posible que los amigos y la familia no lo entiendan, y está bien. No los presiones, solo recuerda “cada uno en lo suyo”. Esfuérzate por encontrar apoyo donde puedas y deja ir el resto.

2. Establece expectativas de presupuesto para las fiestas de fin de año, cumpleaños, regalos y vacaciones en grupo.

Es importante ser abierto con familiares y amigos sobre las vacaciones y las expectativas de tus viajes familiares. Nada estropea un evento más rápido que alguien siente que el costo o el trabajo no se dividen por igual. En lugar de esperar a que comience la diversión pasivo-agresiva, conviene hablar sobre las expectativas antes del evento.

Para las fiestas de fin de año, si tu presupuesto para este año no coincide con los gastos de las fiestas anteriores, háblalo. La mayoría de las veces, familiares y amigos solo quieren pasar tiempo contigo, no recibir un regalo. Analiza otras alternativas de obsequios, como:

  • Comprar solo regalos para familiares menores de 18 años.
  • Organizar una cena y un intercambio familiar secreto.
  • Hacer regalos caseros de comida o recuerdos.

Cuando hables sobre planes para las próximas fiestas, sé sincera y honesta sobre su presupuesto de Navidad y lo que tienes disponible para gastar.

HABLAR DE FINANZAS

No esperes hasta la semana anterior para darte cuenta de que no puedes cambiarlo.

¿Es incómodo? Seguro. Sin embargo, la alternativa es decepcionar y frustrar a los miembros de tu familia. Realmente a ellos no les importan los regalos ni las fiestas ostentosas. Su verdadera intención es pasar tiempo contigo. No dejes que la falta de comunicación o de honestidad arruinen eso.

3.Habla sobre tus metas financieras.

Otra de las reglas al hablar de finanzas es compartir tus metas. ¿Alguna vez has sentido que decir algo en voz alta lo hace más real? Descubrí que una vez que compartí mi historia financiera con familiares y amigos, era más fácil cumplir mis intenciones porque había aclarado mis pensamientos, sentimientos y metas al hablarlo.

Al contarles a otros sobre los cambios que estás haciendo en tus finanzas, tienes más responsabilidad. Es difícil ocultar tus malos hábitos de gasto o salirse del vagón de pago de deudas cuando todos saben lo serio que es el cambio.

Si te sientes avergonzada, culpable u otras emociones negativas en torno a tu situación financiera, hablar de ello realmente puede ayudar a aclarar las cosas y levantar el peso.

Por mucho que puedas quedar mal con su verdad financiera, te garantizo que hacerlo realmente te ayudará a mantenerte a raya. Un amigo o familiar que te apoye tendrá el valor de decir, “Pensé que estabas tratando de pagar tu auto, no vaciar tu cuenta bancaria en zapatos” de la manera más amorosa posible.

Nueve de cada diez veces alguien dirá: “¡Yo también!” Encontrar un amigo en una situación similar puede ayudarte no solo a liberar esas emociones negativas, sino a encontrar un nuevo sistema de apoyo que no sabías que tenías.

REGLAS PARA HABLAR DE FINANZAS

4. Al hablar de finanzas, comparte solo aquello con lo que te sientas cómoda

Sé que esto parece contradecir la pauta anterior, pero aceptar tu verdad y compartirla puede ser muy liberador. Sin embargo, puede que no sea apropiado compartirlo con todos.

Sugeriría compartir tu situación financiera con personas que sabes que te apoyarán y que probablemente formen parte de tu sostén emocional.

En cuanto a lo que compartes, eso depende de ti. No necesariamente tienes que entrar en detalles sobre los tipos de deudas que tienes, pero discutir el monto total puede ser útil para quitarte el peso de encima y decir la verdad.

¿Hablar de dinero te hace querer acurrucarte y esconderte? ¿O eres más un libro abierto? Comparte tus pensamientos en los comentarios a continuación

planner-de-finanzas-personales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio